martes, 16 de septiembre de 2014

La más castiza de las carreras populares, la Melonera 2014


Madrid, 13 de septiembre de 2014 – 18:30 horas

Regresa de nuevo la gente a la ciudad tras las vacaciones, llega septiembre, y como cada año, se celebran las fiestas de la Arganzuela y dentro de las actividades deportivas, la carrera popular de la Melonera, de 10kms., por asfalto.

Esta carrera es de las que me gustan, por su ambiente, por no estar muy masificada y porque todos los años suele marcar el inicio de mi nueva temporada de competiciones.

La bolsa del corredor consta de una camiseta de algodón y dos geles de la marca NutriSport. El precio de la inscripción esta vez han sido 8€.


Lo bueno, como siempre, es volver a ver a los amigos con nuevas ilusiones, renovados proyectos y un largo calendario de pruebas futuras, de lo más variado. En un momento nos reunimos Rai Zárate, Belén Delgado, Alicia Mahillo, Héctor Hernández, Santiago García, Luis Briones, Susana Izquierdo… No se nos pasan nunca las ganas de inmortalizar nuestros momentos con esas fotitos que con el paso del tiempo nos dibujarán una sonrisa al revisarlas, todas ellas cargadas de anécdotas, de buena charla, de camaradería.


Las instantáneas con las chicas son mis favoritas.


Foto de Héctor Hernández

Será por la hora, pero la tranquilidad es lo que más se refleja en nuestros rostros y también las reflexiones, como se refleja en mi rostro y en el de Alicia.


Este año han variado un poco el recorrido, incluso la salida la han colocado junto a la Estación de Cercanías de Renfe de Méndez Álvaro, en la calle Ombú. Me gustaba más la ubicación anterior, la nueva está arriba de una cuesta muy pronunciada y varios comentamos la inseguridad que nos provoca comenzar así, con el ímpetu que le ponen algunos en los comienzos podemos terminar rodando carretera abajo.


Tras el pistoletazo de salida descubro que todos hemos salido muy organizados, sin problemas, ni agobios, en nada estamos en la calle más amplia y ya en llano, la calle Retama (la antigua salida).


El Km1 es el de ver pasar a los compañeros más rápidos que van lanzados a por sus marcas. Belén Delgado, que hoy es animadora, nos grita a pleno pulmón a los conocidos, nadie como otro corredor para apoyar. Trata de pillarnos en una foto a los conocidos. Susana Izquierdo me pasa como una flecha junto a un amigo.

Foto Belén Delgado

Hasta no ver el cartel del Km2 no miro por primera vez el crono, voy algo por encima de los 5 minutos, se nota el verano, el entrenar con la cabeza puesta en un nuevo maratón, el sacrificar fondo por velocidad.

En el recorrido del Km3 hay un montón de gente animando, los críos se esfuerzan en estirar todo lo que pueden sus bracitos para que choquemos sus manos. A la izquierda la pared de Matadero, dentro suena Enrique Iglesias, “bailando, bailando, bailando, bailando…, tu cuerpo y el mío llenando el vacío”, ya me pesa bastante el calor y me da por pensar que bailando también debe sentirse la temperatura, en estos pensamientos me sorprende un grito de “vamos, María”, descubro a Macu García, a la que solo me da tiempo de saludar muy fugazmente.

En el Km4 a la derecha retención de coches, van muy despacio por el único carril que les han dejado, algunos nos pitan y animan, los conductores de los autobuses son los más entregados. El asfalto quema, es peor el calor que sube desde el suelo que el que soportamos sobre la cabeza, los pies arden.

Por fin llega el avituallamiento, en el Km5, el agua muy calentita, como era de esperar, la espalda del Calderón anima a muchos a picarse con los de equipos contrarios. El agua que no voy a beberme decido tirármela por encima, algo ayudará a bajar mi temperatura corporal…

Hacia el Km6, nada más dejar el Estadio enfilamos para tomar Madrid Río, otro tramo de carretera y, por fin, llegaré a la sombrita. Ver el cartel del Salón de Pinos significa el adiós al asfalto. Desde aquí se ve la cabeza de la carrera, los corredores van muy estirados, es un tramo estrecho.

El Km7 es un punto donde empieza la complicación, el recorrido es muy estrecho y cuesta avanzar entre los compañeros. El río Manzanares cerca y la sombra hacen el final un poco más agradable. Miro de nuevo el crono y compruebo que no voy a conseguir marca, decido disfrutar. Tener el Calderón de cara y la belleza de esta zona merecen un poco de atención.

video


Durante el Km8 avanzamos entre el público que, con cara de fastidio, están sentados a los lados, porque se han debido ver sorprendidos por la carrera. Algunos corredores les gritan “ese público dormido…” y les resbala, siguen a lo suyo. Ahora ya hay que darle velocidad al final de la prueba. Aquí temía a un tramo con adoquín, cuesta arriba, que afortunadamente este año han suprimido y lo hacemos por tierra, cosa que agradecen nuestras piernas.

El Km9 se corre cómodo, con ligera subida, pero saber que el final ya está muy cerca hace que las fuerzas se renueven.

El final, como es habitual en esta prueba, entre aplausos, con un montón de público gritando a cada corredor que va llegando, y también habitual la dificultad de no poder ganarle los últimos segundos al reloj, por ese adoquín que hace difícil tomar la máxima velocidad, pero es la única forma de llegar hasta la Casa del Reloj, en el Paseo de la Chopera, donde nos espera el agua, el Powerade y la tradicional rodajita de melón, que nos refrescará.

Los voluntarios gritan con muy buen humor “meloncito, vamos con el meloncito”, actúan como padres, sin dejarnos pasar a ninguno de los corredores sin llevarnos nuestra ración, es de agradecer este trato.



También merecen una mención ese grupo de voluntarias del ropero (y voluntario, que no me olvido) que con toda su paciencia y amabilidad nos recogieron las mochilas en Ombú y nos las devuelven aquí, en la Chopera. Algunas de las chicas son habituales en muchas carreras, así que ¡hasta la próxima!


Como siempre, una carrera agradable, en la que se juntan el calor del último mes del verano y otro mucho mayor, el de los compañeros, que nunca pierden su sonrisa, ni las ganas de bromear y mucho menos la ilusión de volver a competir lo antes posible en una próxima popular.

Y cerramos la tarde con nuevas fotos, ahora también junto a Fco. Javier Domínguez y, cómo no, con sus “selfies” obligados.

Foto Fco. Javier Domínguez
Foto Fco. Javier Domínguez
Foto Fco. Javier Domínguez

Saludos, abrazos, besos y hasta la próxima.


María Caballero
@MCG66Madrid





2 comentarios:

  1. Hola Maria

    Me ha gustado mucho tu crónica de la carrera y me ha traido muy buenos recuerdos. Esta es la primera carrera que corrí en la edición infantil, aunque luego vinieron muchas mas. Es mi carrera, la de mi barrio, la de mis fiestas :)

    No he tenido el gusto de disfrutar el recorrido nuevo, y aunque mas estrecho parece mas agradable que el anterior.

    Suerte para la próxima

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Me encantan estas entradas tan "made in marillero"
    Son algo así como la "crónica social del running madrileño"

    Me gusta ese punto de vista tan disfrutador que tienes en las carreras. Y me gustan mucho esas carreras más de barrio y no tan masificadas como las que muchas veces tenéis por Madrid. No me extraña que digas que es la más castiza de las carreras.
    Un beso y ¡¡mucho ánimo para Málaga!!

    ResponderEliminar

Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

Contador Visitas