martes, 16 de septiembre de 2014

La más castiza de las carreras populares, la Melonera 2014


Madrid, 13 de septiembre de 2014 – 18:30 horas

Regresa de nuevo la gente a la ciudad tras las vacaciones, llega septiembre, y como cada año, se celebran las fiestas de la Arganzuela y dentro de las actividades deportivas, la carrera popular de la Melonera, de 10kms., por asfalto.

Esta carrera es de las que me gustan, por su ambiente, por no estar muy masificada y porque todos los años suele marcar el inicio de mi nueva temporada de competiciones.

La bolsa del corredor consta de una camiseta de algodón y dos geles de la marca NutriSport. El precio de la inscripción esta vez han sido 8€.


Lo bueno, como siempre, es volver a ver a los amigos con nuevas ilusiones, renovados proyectos y un largo calendario de pruebas futuras, de lo más variado. En un momento nos reunimos Rai Zárate, Belén Delgado, Alicia Mahillo, Héctor Hernández, Santiago García, Luis Briones, Susana Izquierdo… No se nos pasan nunca las ganas de inmortalizar nuestros momentos con esas fotitos que con el paso del tiempo nos dibujarán una sonrisa al revisarlas, todas ellas cargadas de anécdotas, de buena charla, de camaradería.


Las instantáneas con las chicas son mis favoritas.


Foto de Héctor Hernández

Será por la hora, pero la tranquilidad es lo que más se refleja en nuestros rostros y también las reflexiones, como se refleja en mi rostro y en el de Alicia.


Este año han variado un poco el recorrido, incluso la salida la han colocado junto a la Estación de Cercanías de Renfe de Méndez Álvaro, en la calle Ombú. Me gustaba más la ubicación anterior, la nueva está arriba de una cuesta muy pronunciada y varios comentamos la inseguridad que nos provoca comenzar así, con el ímpetu que le ponen algunos en los comienzos podemos terminar rodando carretera abajo.


Tras el pistoletazo de salida descubro que todos hemos salido muy organizados, sin problemas, ni agobios, en nada estamos en la calle más amplia y ya en llano, la calle Retama (la antigua salida).


El Km1 es el de ver pasar a los compañeros más rápidos que van lanzados a por sus marcas. Belén Delgado, que hoy es animadora, nos grita a pleno pulmón a los conocidos, nadie como otro corredor para apoyar. Trata de pillarnos en una foto a los conocidos. Susana Izquierdo me pasa como una flecha junto a un amigo.

Foto Belén Delgado

Hasta no ver el cartel del Km2 no miro por primera vez el crono, voy algo por encima de los 5 minutos, se nota el verano, el entrenar con la cabeza puesta en un nuevo maratón, el sacrificar fondo por velocidad.

En el recorrido del Km3 hay un montón de gente animando, los críos se esfuerzan en estirar todo lo que pueden sus bracitos para que choquemos sus manos. A la izquierda la pared de Matadero, dentro suena Enrique Iglesias, “bailando, bailando, bailando, bailando…, tu cuerpo y el mío llenando el vacío”, ya me pesa bastante el calor y me da por pensar que bailando también debe sentirse la temperatura, en estos pensamientos me sorprende un grito de “vamos, María”, descubro a Macu García, a la que solo me da tiempo de saludar muy fugazmente.

En el Km4 a la derecha retención de coches, van muy despacio por el único carril que les han dejado, algunos nos pitan y animan, los conductores de los autobuses son los más entregados. El asfalto quema, es peor el calor que sube desde el suelo que el que soportamos sobre la cabeza, los pies arden.

Por fin llega el avituallamiento, en el Km5, el agua muy calentita, como era de esperar, la espalda del Calderón anima a muchos a picarse con los de equipos contrarios. El agua que no voy a beberme decido tirármela por encima, algo ayudará a bajar mi temperatura corporal…

Hacia el Km6, nada más dejar el Estadio enfilamos para tomar Madrid Río, otro tramo de carretera y, por fin, llegaré a la sombrita. Ver el cartel del Salón de Pinos significa el adiós al asfalto. Desde aquí se ve la cabeza de la carrera, los corredores van muy estirados, es un tramo estrecho.

El Km7 es un punto donde empieza la complicación, el recorrido es muy estrecho y cuesta avanzar entre los compañeros. El río Manzanares cerca y la sombra hacen el final un poco más agradable. Miro de nuevo el crono y compruebo que no voy a conseguir marca, decido disfrutar. Tener el Calderón de cara y la belleza de esta zona merecen un poco de atención.

video


Durante el Km8 avanzamos entre el público que, con cara de fastidio, están sentados a los lados, porque se han debido ver sorprendidos por la carrera. Algunos corredores les gritan “ese público dormido…” y les resbala, siguen a lo suyo. Ahora ya hay que darle velocidad al final de la prueba. Aquí temía a un tramo con adoquín, cuesta arriba, que afortunadamente este año han suprimido y lo hacemos por tierra, cosa que agradecen nuestras piernas.

El Km9 se corre cómodo, con ligera subida, pero saber que el final ya está muy cerca hace que las fuerzas se renueven.

El final, como es habitual en esta prueba, entre aplausos, con un montón de público gritando a cada corredor que va llegando, y también habitual la dificultad de no poder ganarle los últimos segundos al reloj, por ese adoquín que hace difícil tomar la máxima velocidad, pero es la única forma de llegar hasta la Casa del Reloj, en el Paseo de la Chopera, donde nos espera el agua, el Powerade y la tradicional rodajita de melón, que nos refrescará.

Los voluntarios gritan con muy buen humor “meloncito, vamos con el meloncito”, actúan como padres, sin dejarnos pasar a ninguno de los corredores sin llevarnos nuestra ración, es de agradecer este trato.



También merecen una mención ese grupo de voluntarias del ropero (y voluntario, que no me olvido) que con toda su paciencia y amabilidad nos recogieron las mochilas en Ombú y nos las devuelven aquí, en la Chopera. Algunas de las chicas son habituales en muchas carreras, así que ¡hasta la próxima!


Como siempre, una carrera agradable, en la que se juntan el calor del último mes del verano y otro mucho mayor, el de los compañeros, que nunca pierden su sonrisa, ni las ganas de bromear y mucho menos la ilusión de volver a competir lo antes posible en una próxima popular.

Y cerramos la tarde con nuevas fotos, ahora también junto a Fco. Javier Domínguez y, cómo no, con sus “selfies” obligados.

Foto Fco. Javier Domínguez
Foto Fco. Javier Domínguez
Foto Fco. Javier Domínguez

Saludos, abrazos, besos y hasta la próxima.


María Caballero
@MCG66Madrid





viernes, 12 de septiembre de 2014

SI VIENES A MADRID Y ERES CORREDOR: MADRID RÍO


Madrid, 12 de septiembre de 2014


Las tiradas largas me gusta hacerlas en la Casa de Campo. A veces ya me encuentro bastante impregnada de naturaleza y lo que me apetece es volver a contemplar la obra del hombre, en esos momentos, desde la Puerta del Rey, accedo a la explanada del Rey, y desde ahí continúo el entrenamiento por el lado derecho de otra de las zonas habituales y bonitas para correr como es Madrid Río.






Madrid Río se puede describir como un gran parque de forma lineal a lo largo del río Manzanares, donde encontramos espacios verdes, monumentos, puentes, pasarelas, presas, zonas deportivas, infantiles y de mayores. Es accesible por ambos márgenes del río, siendo bastante diferentes sus dos lados, lo aconsejable es recorrerlo en su totalidad, son algo más de 10kms, y así poder apreciar toda su belleza.






En el perímetro de Madrid Río no es posible circular en coche.

Para llegar hasta aquí los transportes públicos más próximos son:

Metro: Príncipe Pío (línea 6 y 10), Puerta del Ángel (línea 6), Pirámides (línea 5), Marqués de Vadillo (línea 5), Legazpi (línea 3 y 6) y Almendrales (línea 3).

Renfe: Príncipe Pío y Pirámides.

EMT: Al ser una zona lineal numerosos autobuses, entre ellos el: 18, 34, 36, 62, 116, 118, 119...

Hay accesos en bicicleta por los siguientes itinerarios ciclistas:

Desde el norte: Puente de los Franceses y Senda Real GR-124.

Desde el oeste: Casa de Campo, Avenida de Portugal y Cuña Verde de Latina.

Desde el sur: Parque Lineal del Manzanares Sur.

La red ciclista de Madrid Río está pensada para el ocio y el deporte pero compartida por personas en bicicleta y a pie, por lo que no es propiamente un carril bici específico y está conectada con el  Anillo Verde Ciclista por el norte y por el sur.


También desde este parque es posible llegar a otras zonas de Madrid. Por el norte, Madrid Río se comunica con la Casa de Campo por la Pasarela sobre la M30 situada cerca del Puente de los Franceses; en el cruce de la avenida de Valladolid con la de Séneca, se une con la Senda Real -o sendero GR 124- que llega hasta Manzanares el Real. Otra opción válida aparece pasados los tres primeros kms. por la Senda Real, a la altura de Puerta de Hierro, donde la Senda se conecta con el Anillo Verde Ciclista que, más adelante, en Montecarmelo, enlaza con la vía ciclista existente hasta Tres Cantos y Soto del Real.

Por el sur, Madrid Río se conecta con el Parque Tierno Galván y con el Parque lineal Manzanares Sur, el otro gran espacio verde que llega hasta Getafe, paralelo al río.

Si no venimos solos a correr por aquí, para el resto de la familia, puede ser una buena idea alquilar un vehículo ecológico para recorrer Madrid Río.



En esta zona el agua es un elemento principal, no solo por el río, claro está, también por las fuentes ornamentales, los estanques fluviales y la playa urbana del Parque de la Arganzuela, conocida como la playa de Madrid, a la que podemos acceder con el Metro de Pirámides y el autobús número 18.






No todo es agua no potable. Durante nuestros entrenamientos contamos con fuentes para hidratarnos, cuesta un poco reconocerlas, porque en esta zona todo es moderno, diferente, y pueden pasarnos algo desapercibidas.




Madrid Río tiene dos inconvenientes, uno la falta de sombra en la mayoría de su recorrido, otro que en los meses de buen tiempo, por las tardes y los fines de semana, suele estar colapsado de gente al unirse paseantes, corredores, ciclistas, patinadores.

Destaca el llamado Salón de Pinos, que es un paseo arbolado desde el que se accede a los seis grandes jardines del parque, como son: Jardines Aniceto Marinas, Jardines de Virgen del Puerto, Jardines Bajos del Puente de Segovia, Jardines del Puente de Toledo, Parque de la Arganzuela y Matadero. Bajo estos pinos si hay sombra, el problema es que no son muy elevados y dependiendo de la altura del corredor se hace complicado correr bajo ellos, además, a lo largo del Salón se encuentran los diversos columpios infantiles y si la zona está concurrida por padres y niños es bastante complicado avanzar.



En Madrid Río el diseño y la modernidad se imponen. Las zonas de juegos infantiles no son las comunes del resto de los parques.





Hasta los bancos tienen formas curiosas.



Aquí se mezcla lo clásico y lo moderno, de lo que son una buena muestra los puentes como el del Rey, Segovia y Toledo y los de Perrault o el Puente Principado de Andorra.









Al llegar al final de este lado del río, me detengo a contemplar cómo destacan en el margen contrario del Manzanares el Estadio Vicente Calderón y el Complejo Cultural de Matadero Madrid, que cuenta, entre otras cosas, con la casa del lector y la cineteca, para cine de no ficción, para conocer todas sus actividades lo mejor es visitar su web.



Llegando a este punto pasamos al margen izquierdo, que suele estar más despejado de gente, salvo la playa de Madrid, aunque corremos algo alejados de ella y no nos preocupa. Aquí hay buenas zonas con cuestas, más vegetación y sombra. 





Cerca de la entrada de la Arganzuela vemos un paseo de tierra, no muy largo, suele ser agradable para correr bajo el cobijo de los grandes árboles.






Seguimos avanzando hasta quedar al lado contrario del Puente del Rey donde hemos comenzado. Aquí es buen momento para practicar cuestas, son largas y pronunciadas y para buscar un buen lugar para estirar. 






Me encanta terminar frente a la Ermita de la Virgen del Puerto, está situada en el Paseo que lleva su nombre, con la remodelación de la zona se la ha dotado de una accesibilidad y visibilidad mucho mayor que la que tenía inicialmente.




A lo largo de todo Madrid Río encontramos quioscos y cafeterías donde podemos desayunar/merendar tras los entrenamientos, relajarnos y tomarnos un refresco, incluso podemos comer y, si queremos continuar con más deporte, acceder a alguna de las zonas deportivas, ya que hay:






Pistas de pádel, tenis, skate, patinaje, fútbol sala, baloncesto y petanca, además de campos de fútbol y la escuela de escalada, En esta página del Ayuntamiento de Madrid se puede ver la información de horarios y precios.

Muy pronto seguiremos corriendo por otro bonito parque de Madrid.

Saludos,


María Caballero
@MCG66Madrid












Puedes leer también en esta sección:




Dame tu voto ¡Gracias!

Dame tu voto en HispaBloggers!

Contador Visitas